Con ‘Go electric’, Ford ha presentado el Mustang Mach-E al público europeo. Pero no solo eso. El evento también pretende ser una pasarela para “realizar una transición informada hacia un futuro electrificado”.

Ford ha revelado por primera vez al público europeo el nuevo Ford Mustang Mach-E. La presentación ha tenido lugar en el evento ‘Go Electric’: una innovadora experiencia que ayudará a los consumidores de toda Europa a realizar una transición informada hacia un futuro electrificado.

El Mustang Mach-E cien por cien eléctrico con una autonomía de hasta 600 kilómetro está destinado a encabezar la rápida expansión de la gama de vehículos electrificados de la marca del óvalo.

Los clientes de Ford en Europa podrán elegir entre 18 modelos electrificados a finales del año 2021, 14 de ellos al final de este mismo año. La compañía promete electrificar todos los futuros vehículos que lleguen al mercado. Globalmente, Ford ha invertido 11 billones de dólares en este proceso de electrificación.

Los vehículos eléctricos e híbridos enchufables estarán respaldados por un ecosistema de soluciones de carga líder en la industria, que brindará acceso de carga en el hogar y a través de Europa.

Los clientes de Mustang Mach-E que realicen una reserva en 2020 recibirán una suscripción gratuita de 1 año a los servicios de la aplicación Ford Pass, que permite a los usuarios utilizar sin esfuerzo las ubicaciones de la Red de carga Ford Pass y pagar los servicios de carga desde una sola cuenta.

Ford también ha anunciado un plan para introducir, en los próximos tres años, 1.000 puntos de carga en sus instalaciones de Europa.

Con el objetivo de hacer la carga simple y cómoda Stuart Rowley, presidente de Ford de Europa, pidió a los gobiernos, industrias e instituciones que apoyen el impulso de la electrificación con una expansión más rápida de las infraestructuras de carga pública: “Ford está a la vanguardia del cambio real y estamos comprometidos a proporcionar a todos nuestros clientes las opciones más amplias de electrificación”, dijo Rowley.

“La infraestructura es fundamental para ayudar a los consumidores a tener la confianza de ser eléctricos, pero no podemos hacerlo solos. La inversión acelerada de todas las partes interesadas en el Reino Unido y en Europa es más importante que nunca”.