¿Es “normal” la reapertura de Garoña?